Los Perros del Boogie | Adiós a sus buenos tiempos para el Rock and Roll

Y así, de repente, ayer que fue el día de la música, una servidora seguidora de estos buenos músicos se encontraba en las redes sociales con una noticia triste e inesperada. PARADA INDEFINIDA decían en Twitter Los Perros del Boogie.

El grupo se definía por buscar la esencia del rock and roll de los 70’ y 80’. En su música podíamos ver el reflejo y el contraste de lo clásico junto con historias pasadas y fábulas de ahora.
La banda nació en 2007 y actualmente la formaban Ximo Romero (voz), Ángel Vela (guitarra), David Lobo (guitarra), Ernesto Sánchez (bajo), Gabriele del Vecchio (teclados) y Beto García (batería). Han tocado con Burning, Santiago Auserón, Coque Malla, Los Blues Brothers o M-Clan. El cantante de este último grupo, Carlos Tarque, colaboró en el primer disco de Los Perros del Boogie poniendo su voz en el sencillo De nada sirve hacerse mayor.Como curiosidad o dato por si veis vídeos de ese disco titulado "Con desprecio y entrega" veréis que en ellos aparecen miembros de Los Zigarros, que formaban parte de la banda en los comienzos.

Yo conocí a Los perros del Boogie ya con el segundo disco, el que estaba compuesto por la banda actual, la que ahora tristemente dice adiós. El disco titulado “Salvaje” suponía un paso adelante en la formación valenciana, que siguió indagando en las bases del rock and roll. Temas como Noche de calaveras o Maldita adicción, homenajean al rock más americano, mientras que La leyenda del jugador o New Jersey exploran los terrenos del country y el blues. No faltan medios tiempos sensuales como Reglas de aproximación o más introspectivos como Luces de neón. Sus letras abordan desde historias canallas (Johnnie Cadillac) a temáticas como la complejidad de las relaciones (Animales) o las paradojas de la actualidad social (La ley).

Y ahora dicen adiós, los motivos no importan, pero sí el hecho que pese a haberlos visto un par de veces en directo me he quedado con ganas de más... con muchas, muchas ganas de más.
Con ganas de haber conocido ese tercer álbum que decían que estaba en marcha. Esa era la noticia que esperábamos quienes seguíamos a la banda y quienes nos deleitábamos no solo con sus letras y su música; sino con sus historias.
Porque seguramente (ya que esta parada dice ser indefinida) ya no volveremos a vibrar con la leyenda del jugador en algún festival multitudinario, ni cantar bajo un sol de justicia (como en blues Cazorla 2016) eso de Buenos tiempos para el Rock and Roll. Pero bueno, como ellos mismos han dicho, siempre nos quedarán los bares y por supuesto ahí queda el legado, aunque haya sido breve... solo queda decir: Adiós y buena suerte chicos.

21 de junio | Día de la Música

Iniciada en Francia en 1982 como “Fiesta de la Música” e instituida como celebración europea en 1985 (Año Europeo de la Música), cada solsticio de verano, el 21 de junio, la Unión Europea celebra una jornada destinada a promover el intercambio cultural entre los pueblos, el trasvase musical de unos territorios a otros.
La Fiesta de la Música es un evento al aire libre, sin ánimo lucrativo, que se celebra en las calles, las plazas, los parques públicos, los edificios, los vestíbulos de algunas estaciones, etc. Todos los músicos son invitados a tocar voluntariamente y todas las interpretaciones son gratuitas para el público. El festival tiene la intención de transformar o abrir excepcionalmente algunos lugares que tradicionalmente no serían utilizados como sedes musicales, por ejemplo: museos, hospitales, edificios públicos, etc.

Por eso a lo largo de la jornada de este calurosísimo 21 de Junio se están celebrando conciertos en numerosas ciudades de nuestro país. Así que si queréis disfrutar de música al aire libre en la mayoría de sitios y totalmente gratis, no dudéis en mirar la oferta cultural de vuestros pueblos y ciudades, porque seguro que algo encontraréis... porque la música no solo amansa a las fieras como dice el refrán, también divierte, estimula nuestra creatividad y nos hace un poquito más felices. Os lo prometo de corazón

Eat my Soul 2017


El festival de música negra de Alicante hizo este año un guiño al sonido tradicional jamaicano en su novena edición, que se celebró del 26 al 28 de mayo en Las Cigarreras.
Si el anterior Eat My Soul estuvo dedicado al sonido de Nueva Orleans, este año la estrella del cartel fue el músico jamaicano de 81 años Albert Minott, líder del grupo The Jolly Boys, formado por octogenarios y el soul más clásico llegaba de la voz de la cantante australiana Shirley Davis al frente del grupo madrileño The Silverbacks que estuvo simplemente ESPECTACULAR.

También pudimos disfrutar de Los Volcanes, una banda de Zaragoza de nueve músicos con mucho viento procedente de Los Bengala y The Faith Keepers. Estos chavales son todo un volcán (valga la redundancia) y nos hicieron disfrutar del Soul en idioma patrio. La guinda del sábado vino de la mano de Tito Ramirez que nos puso a todos a bailar. Junto a el pudimos ver una pequeña colaboración de Los Malinches.

Solo fui un día, el sábado, pero puedo decir que todos y cada uno de los conciertos fueron espectaculares. Otro año más que el Eat my Sol nos hace pasar un rato genial con gente estupenda y buena música.







Esta festival no es solo buena música y hora feliz de cerveza por la tarde. También hay talleres, comida, venta de discos y exposiciones. Este es uno de los murales que se podían ver en el recinto. En concreto de Carmela Maracas. Visitad su instagram para ver sus dibujos y tatoos.


Y aquí os dejo una foto que han colgado en el Facebook del festival donde salgo yo, dejando claro que me gusta hacer fotos en los conciertos... 😃