Preparando nuevo Book Haul


¡Hola Culturetas! 
Hace meses que no actualizo el canal de YouTube, concretamente desde final de Junio (por lo visto para mi aún son vacaciones de verano)
Tengo que ponerme las pilas y volver a la rutinas de vídeos cada Jueves a las seis de la tarde, y creo que empezaré con un haul de libros porque ¡Madre mía la de cositas que os tengo que enseñar!

Hubo un par de hauls que no os enseñé. Los dos últimos que además me encantaron porque en uno hago un unboxing de libros diseñados por mi y el otro es de la feria del libro de Madrid.
Así que mientras preparo nuevos vídeos para el canal os dejo estos dos... A ver que os parecen mis adquisiciones.




Big Eyes


Big Eyes
Año: 2014
Duración: 106 min
País: Estados Unidos
Director: Tim Burton
Reparto: Amy Adams, Christoph Waltz, Danny Huston, Jason Schwartzman, Krysten Ritter, Terence Stamp, Heather Doerksen, Emily Fonda, Jon Polito, Steven Wiig, Emily Bruhn, David Milchard, Elisabetta Fantone, Connie Jo Sechrist

Narra la historia de Margaret y Walter Keane. En los años 50 y 60 del siglo pasado, tuvieron un éxito enorme los cuadros que representaban niños de grandes ojos. La autora era Margaret, pero los firmaba Walter, su marido, porque, al parecer, él era muy hábil para el marketing.

Ahora, tras conocer la historia de los niños de los ojos grandes y su creadora, tengo claro que era inevitable que Tim Burton hiciese una película con esta historia.
Punto 1: Es fascinante. Punto 2: Es su influencia.
Así es, si lo miramos y analizamos detenidamente, esta artista silenciada durante tanto tiempo ha influenciado a muchos de los grandes genios que conocemos hoy.

No conocía esta historia hasta que no he visto la película y la verdad es que me ha dejado fascinada. En la década de los 50 y 60 hubo una artista, Margaret, que pintó en la sombra lo que se convertiría en un producto millonario, un referente mundial que era firmado por su marido, el cual cosechaba toda la fama y reconocimiento hasta el punto de llegar a vivir tan aferrado a esa mentira que defendía su autoría a toda costa... Vamos, que acabó por creerse su propia mentira.
Cuando decía antes que era su influencia creo que queda bastante claro que los personajes creados por Tim Burton han sido inspirados de los niños de ojos grandes de Margarey Keane. Asimismo muchos ilustradores actuales parten también de esa base. Por ejemplo Benjamin Lacombe.
Todo el que sea amante de la lectura conocerá a este joven ilustrador francés por sus recientes obras, ya que ha ilustrado cuentos maravillosos como el de Alicia en el país de las maravillas o el libro Cuentos Macabros de Edgar Allan Poe.
La cuestión es que esta pintora creó un antes y un después en el mundo del arte y se nota hoy día en el legado que ha dejado en muchos otros artistas.

Hoy día sigue pintando, a sus ochenta y nueve años vive feliz en California sabiendo que su trabajo es reconocido mundialmente.

No quiero decir nada más para que los que no conozcan la historia de Margaret y quieran hacerlo viendo la película se sorprendan tanto como yo y disfruten de esta rocambolesca vida, o mejor dicho de estos enrevesados hechos, ya que la artista ha confesado haber vivido una vida feliz tras los años oscuros de su encierro y descrédito por parte de su ex-marido.

En cuanto a la película en sí misma, a mi me ha gustado aunque no tiene muy buena crítica.
La tachan de tener poca fuerza, de estar falta de pasión teniendo en cuenta la historia tan increíble que narra y sobre todo teniendo en cuenta que esta mujer y su arte es la propulsora de las figuras de Burton... Y sabéis qué. Creo que en parte tienen razón.
Aún así no puedo decir que no haya disfrutado con el film, porque me ha encantado.

La chica del tren ¿La novela del año o una buena campaña de publicidad?

Paula Hawkins
Editor: Planeta
Género: Thriller

¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso? Rachel, sí.

Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas? y la misma parada en la señal roja.

Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece?

Tú no la conoces. Ella a ti, sí.

Me llamaba muchísimo la atención, tanto que acabé por comprarlo aun teniendo en cuenta que por lo general no compro libros porque tengo mucha lectura pendiente y sobre todo porque soy poco dada a dejarme llevar por las modas en cuanto a lectura. Aun así tras verlo mucho en YouTube decidí leerlo... Y creo que lo hice porque las críticas no eran muy buenas. (Parece algo idiota pero me suele pasar)
También me llamó la atención el hecho de que una novela de esta temática se pusiera de moda entre lectores que en su mayoría suelen leer novelas juveniles o de temática fantástica. No olvidemos que este libro sea mejor o peor tiene un argumento de misterio pues es un thriller.
El caso es que lo compré y empecé a leerlo. Un libro caro para mi gusto ya que en su versión digital vale más de doce euros (para caerse patas arriba) pero que desde mi punto de vista engancha cuando lo empiezas.
Reconozco que no soy muy asidua a leer este género y que tenía ganas de ponerme con un libro así. Como decía es un libro que engancha nada más empezarlo y con el que avanzas en la lectura porque tiene un ritmo ágil... Hasta que para en seco.
Llegados a un punto de la lectura a mí personalmente se me ha hecho algo repetitiva. Continuamente sucedían hechos similares y no se desarrollaban acontecimientos que el lector ya ha adivinado. ¡Vamos, que lo ves venir!


Para mi gusto La chica del tren es un libro al que le sobran páginas. Tiene un buen argumento y ha hecho que me interese por otros libros de este género pero creo que debería haber ido al grano y haber llegado al desenlace mucho antes. Aun así, repito, me ha gustado... Y tengo muchas ganas de ver la película.

Y vosotros... ¿Lo habéis leído?

Alicia en el país de las maravillas. La obra cumbre de Carroll que me dio nombre

Y cada vez que me presentan a algún/a listillo/a siempre sucede igual:
—Mi nombre es Alicia.
—¡En el país de las Maravillas!Esto pretende ser una gracia y no suelen esperar que les responda. 
—Sí, por eso me llamo así.


Supongo que os preguntaréis que a qué viene todo esto. Quizá el hecho principal es que en dos días sea el vigésimo octavo aniversario de mi nacimiento... Vamos, que el jueves cumplo veitiocho primaveras.
También supongo que todo ha sido una amalgama de divagaciones al ver en las redes sociales unas fotos preciosas de gente que tiene unas colecciones enormes y variopintas de artículos de Alicia en el país de las Maravillas en todas sus variantes posibles. Y fijaos que curioso.  ¡Yo que me llamo así por el cuento nunca he tenido ni el libro!

Y sí, no es decirlo por decirlo. Según me cuenta la madre que me parió, al nacer estuve tres días sin nombre (vayan ustedes a saber por qué) quizá no les dio tiempo en nueve meses a buscar el nombre ideal y quizá yo tenga que estar agradecida por eso, porque de esa manera acabé llamándome Alicia por un impulso materno que según me cuenta dijo:
—¡Me gusta mucho el cuento de Alicia en el país de las Maravillas, así que ya tiene nombre!

Así que sí. Yo, amante de la literatura y con un trabajo en el sector editorial, no podría estar más orgullosa de mi nombre... Aunque no siempre fue así. "la adolescencia, ay que edad mas tonta"
Nos creemos eso de que todo lo diferente o poco común es raro y yo prefería llamarme María.

Sé mucho sobre esta historia, su continuación, su origen y todo lo que se dice sobre Lewis Carroll y la pequeña Alicia (tema que no voy a entrar ahora a debatir). He leído mucho sobre las alusiones que hace a la política, educación y las costumbres de su época.
Me fascina la mezcla de fantasía y realidad, y como ha influido a literatos, músicos, cineastas y científicos. Y sobre todo las connotaciones psicológicas de esta historia. Las prisas, las crisis de identidad, la caída angustiosa... O como dijo mi madre hace poco un día que estábamos viendo la película:
—Te llamé Alicia porque siempre me ha gustado la histroria, pero mira que es rara.

¡Y sí que es rara, pero me encanta! Y como decía al comienzo de este artículo, toda mi divagación venía por esto en un principio. Nunca he tenido este libro, algo raro si tenemos en cuenta que por mis manos habrán pasado cientos, o miles. He leído centenares y tengo otros tantos en las estanterías.
Lo he podido comprar por supuesto. Lo he tenido mil veces en la mano en librerías y centros comerciales. Le he hecho seguimiento a ediciones antiquísimas. Ediciones nuevas y especiales preciosas. Pero siempre he estado convencida de que este libro sería como mi nombre, llegaría a mí de una manera especial, o de alguien especial, o en un momento determinado.