Off Topic

Alicia en el país de las maravillas. La obra cumbre de Carroll que me dio nombre

septiembre 20, 2016 0 Comentarios

Y cada vez que me presentan a algún/a listillo/a siempre sucede igual:
—Mi nombre es Alicia.
—¡En el país de las Maravillas!Esto pretende ser una gracia y no suelen esperar que les responda. 
—Sí, por eso me llamo así.


Supongo que os preguntaréis que a qué viene todo esto. Quizá el hecho principal es que en dos días sea el vigésimo octavo aniversario de mi nacimiento... Vamos, que el jueves cumplo veitiocho primaveras.
También supongo que todo ha sido una amalgama de divagaciones al ver en las redes sociales unas fotos preciosas de gente que tiene unas colecciones enormes y variopintas de artículos de Alicia en el país de las Maravillas en todas sus variantes posibles. Y fijaos que curioso.  ¡Yo que me llamo así por el cuento nunca he tenido ni el libro!

Y sí, no es decirlo por decirlo. Según me cuenta la madre que me parió, al nacer estuve tres días sin nombre (vayan ustedes a saber por qué) quizá no les dio tiempo en nueve meses a buscar el nombre ideal y quizá yo tenga que estar agradecida por eso, porque de esa manera acabé llamándome Alicia por un impulso materno que según me cuenta dijo:
—¡Me gusta mucho el cuento de Alicia en el país de las Maravillas, así que ya tiene nombre!

Así que sí. Yo, amante de la literatura y con un trabajo en el sector editorial, no podría estar más orgullosa de mi nombre... Aunque no siempre fue así. "la adolescencia, ay que edad mas tonta"
Nos creemos eso de que todo lo diferente o poco común es raro y yo prefería llamarme María.

Sé mucho sobre esta historia, su continuación, su origen y todo lo que se dice sobre Lewis Carroll y la pequeña Alicia (tema que no voy a entrar ahora a debatir). He leído mucho sobre las alusiones que hace a la política, educación y las costumbres de su época.
Me fascina la mezcla de fantasía y realidad, y como ha influido a literatos, músicos, cineastas y científicos. Y sobre todo las connotaciones psicológicas de esta historia. Las prisas, las crisis de identidad, la caída angustiosa... O como dijo mi madre hace poco un día que estábamos viendo la película:
—Te llamé Alicia porque siempre me ha gustado la histroria, pero mira que es rara.

¡Y sí que es rara, pero me encanta! Y como decía al comienzo de este artículo, toda mi divagación venía por esto en un principio. Nunca he tenido este libro, algo raro si tenemos en cuenta que por mis manos habrán pasado cientos, o miles. He leído centenares y tengo otros tantos en las estanterías.
Lo he podido comprar por supuesto. Lo he tenido mil veces en la mano en librerías y centros comerciales. Le he hecho seguimiento a ediciones antiquísimas. Ediciones nuevas y especiales preciosas. Pero siempre he estado convencida de que este libro sería como mi nombre, llegaría a mí de una manera especial, o de alguien especial, o en un momento determinado.

NO TE PUEDES PERDER...

0 comentarios: