Off Topic

¿Hacemos balance del año que se va? | Adiós 2016

enero 10, 2017

Normalmente acostumbraba a despedir el año aquí en el blog con un balance general de lo que han sido mis lecturas, mi ocio y mi vida. Este último punto, casi siempre una mierda, pero esperanzadora en cuanto a los propósitos para el nuevo año. Sorprendentemente a todo el mundo le pasa lo mismo. Al menos yo aún no me he encontrado a nadie que diga.
—Mi año ha sido la leche. ¡El siguiente quiero que sea igual!
Ya, sé que estoy exagerando. 😒
Además de exagerar, me estoy yendo por los cerros de Úbeda. (Allí pasé el fin de año y vais a ver fotos) ¡Toma Spam! Así que sin dar más vueltas os voy a hablar un poquito en serio sobre este año que se va. Bueno, que ya se ha ido.

Siempre, aunque he tenido épocas de tener el blog abandonado, había sacado tiempo para hacer el balance a final de año. Esta vez el balance me llega el día 10 de Enero. Y es que últimamente tengo demasiadas cosas entre manos. Muchas cosas que implican no estar sola frente a un ordenador y llamar a eso tener vida social. Porque son muchas las cosas que he cambiado, y quienes seguís el blog, mi trabajo como diseñadora o me veis en las redes sociales, os habréis dado cuenta.
Que sí, que estoy dando muchas vueltas para expresar algo que antes me salía muy a la ligera, porque antes me limitaba a decir que el año ha sido catastrófico (y creedme, siempre lo era) así año tras año y pidiendo propósitos simples al próximo... (Por favor, que este no sea también un asco)


Pues no, mi año no ha sido un asco, ni mucho menos. Aprendí a no pedir milagros el 31 de cada año y sí a ponerme de pie e ir a por lo que quería. No ha sido cosa fácil, ni cuestión de unos pocos meses. Tampoco he llegado a ninguna meta, me queda mucho camino. Pero he conseguido algo que siempre va a hacer que todo sea posible. Ser feliz. Y eso os puedo asegurar que no te lo va a dar nadie más que tú mismo. ¡Parezco un puñetero libro de autoayuda, lo sé! 😅
También es cierto que este año he encontrado algo que no buscaba, algo que me hace inmensamente feliz...
(Esperad que ahora me voy a poner ñoña) 💑 Love is in the air 💞 na na nana nana naaaaa 💗💕
No es fácil encontrar a esa persona con la que caminar de la mano... porque lo de las medias naranjas es absurdo. No somos la mitad de nada y no necesitamos a nadie que nos complemente. Necesitamos a alguien que nos de un beso cuando nos caemos y una patada en el culo bien fuerte para que sigamos adelante cuando no tenemos ganas de continuar. ¿No creéis?

Pues así, a base de patadas en el culo, besos y mucha convicción, este año he hecho muchas cosas que quería hacer y dejado de lado otras que no me aportaban nada como persona.
Para empezar, el blog. Como veis lo he cambiado (como las dos millones de veces anteriores, pensaréis) pero no, ahora no solo ha cambiado de aspecto sino como podréis comprobar, también en contenidos.
Nunca me ha gustado ser una bloggera literaria más. Mi vida gira en torno a los libros pero no en exclusiva. Nunca he sido una bloggera al uso de las que leen todo lo que les llega a las manos y lo que le mandan las editoriales o los autores. Para empezar, nunca he colaborado con editoriales. Siempre he sido muy ecléctica en mis lecturas, por lo tanto tampoco he podido clasificar mi blog en un género. Al no colaborar con editoriales es raro que lea novedades y además a todo eso hay que sumarle que adoooooro la poesía 😉 y eso no es tan común como pueda parecer. Podríamos decir que no tiene tanto público. Además, mis lecturas en los últimos años han ido descendiendo en número porque además del trabajo y los libros, también me gusta el cine y la televisión. Entonces ¿por qué no hablar también de eso en el blog?

Pero sí, sé que estáis pensando que el mayor cambio del blog son las crónicas de los conciertos. Me gustan, este es mi blog personal y me gusta hablar de ello... Sorprendentemente están teniendo más acogida que las reseñas de libros. Veis, siempre he sabido que no era una bloggera literaria propiamente dicha. 🙈

En definitiva, dejé de buscar reconocimiento y paradójicamente es cuando más me leen. Quité los seguidores. ¿No os habíais fijado? y ahora se suscriben más personas, que cosas.
Dejé las redes sociales de manera activa, como por ejemplo, no entrar en las polémicas de facebook. Sé que hay mil maneras de publicitarse (me refiero a mi trabajo como diseñadora editorial) pero por mi parte prefiero que mi publicidad sea hacer las cosas bien, de manera discreta y que sea mi trabajo el que habla por sí solo. ¿Os fijáis que en esta parrafada no he hablado de mi trabajo hasta llegar a estas pequeñas líneas? (tranquilos ya lo haré... ejem, ejem)

* * *

Voy a terminar porque me he enrollado como una persiana sin hablar de Flamingo Ediciones, ni de mi nuevo portafolio, ni del canal de YouTube... Tengo una capacidad oratoria acojonante (porque esto en casa lo leo en voz alta)
La cuestión es que pensaréis que mi vida es como la de las Kardashian o que cago confeti de colores y no es así. La vida sigue siendo igual de puta que siempre. Amigos que te gustaría achuchar porque lo están pasando mal pero están lejos, salud chunguera, la pasta brilla por su ausencia, situaciones laborales penosas. Pero da igual (aquí viene otra vez la del libro de autoayuda) ser feliz depende de uno mismo. Si piensas en positivo, todo será positivo.
[ 💭 que me toque la lotería, que me toque la lotería, que me toque la lotería...💭 ]

Feliz año nuevo a todos 😘

2 comentarios: