Conciertos,

Los Perros del Boogie | Adiós a sus buenos tiempos para el Rock and Roll

junio 22, 2017

Y así, de repente, ayer que fue el día de la música, una servidora seguidora de estos buenos músicos se encontraba en las redes sociales con una noticia triste e inesperada. PARADA INDEFINIDA decían en Twitter Los Perros del Boogie.

El grupo se definía por buscar la esencia del rock and roll de los 70’ y 80’. En su música podíamos ver el reflejo y el contraste de lo clásico junto con historias pasadas y fábulas de ahora.
La banda nació en 2007 y actualmente la formaban Ximo Romero (voz), Ángel Vela (guitarra), David Lobo (guitarra), Ernesto Sánchez (bajo), Gabriele del Vecchio (teclados) y Beto García (batería). Han tocado con Burning, Santiago Auserón, Coque Malla, Los Blues Brothers o M-Clan. El cantante de este último grupo, Carlos Tarque, colaboró en el primer disco de Los Perros del Boogie poniendo su voz en el sencillo De nada sirve hacerse mayor.Como curiosidad o dato por si veis vídeos de ese disco titulado "Con desprecio y entrega" veréis que en ellos aparecen miembros de Los Zigarros, que formaban parte de la banda en los comienzos.

Yo conocí a Los perros del Boogie ya con el segundo disco, el que estaba compuesto por la banda actual, la que ahora tristemente dice adiós. El disco titulado “Salvaje” suponía un paso adelante en la formación valenciana, que siguió indagando en las bases del rock and roll. Temas como Noche de calaveras o Maldita adicción, homenajean al rock más americano, mientras que La leyenda del jugador o New Jersey exploran los terrenos del country y el blues. No faltan medios tiempos sensuales como Reglas de aproximación o más introspectivos como Luces de neón. Sus letras abordan desde historias canallas (Johnnie Cadillac) a temáticas como la complejidad de las relaciones (Animales) o las paradojas de la actualidad social (La ley).

Y ahora dicen adiós, los motivos no importan, pero sí el hecho que pese a haberlos visto un par de veces en directo me he quedado con ganas de más... con muchas, muchas ganas de más.
Con ganas de haber conocido ese tercer álbum que decían que estaba en marcha. Esa era la noticia que esperábamos quienes seguíamos a la banda y quienes nos deleitábamos no solo con sus letras y su música; sino con sus historias.
Porque seguramente (ya que esta parada dice ser indefinida) ya no volveremos a vibrar con la leyenda del jugador en algún festival multitudinario, ni cantar bajo un sol de justicia (como en blues Cazorla 2016) eso de Buenos tiempos para el Rock and Roll. Pero bueno, como ellos mismos han dicho, siempre nos quedarán los bares y por supuesto ahí queda el legado, aunque haya sido breve... solo queda decir: Adiós y buena suerte chicos.

0 comentarios: