Divagaciones

Ya no me encontraron... | 81 años sin Federico | El amor (literario) de mi vida ❤️

agosto 18, 2017


Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas,
comprendí que me habían asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,
abrieron los toneles y los armarios,
destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron.
Pero se supo que la sexta luna huyó torrente arriba,
y que el mar recordó ¡de pronto!
los nombres de todos sus ahogados.


En Octubre de 1929 firmaba Federico García Lorca "Fábula y rueda de tres amigos", de su libro Poeta en Nueva York. ¿Sabría el dramaturgo que estaba escribiendo su muerte?...
Y es que se nos fue demasiado pronto, perdón, la palabra no es esa, nos lo arrebataron demasiado pronto y sin misericordia la madrugada del 18 de Agosto de 1936 a la edad de 38 años, y aquí estamos, preguntándonos ¿Dónde estarás Federico?

Fue fusilado junto a un olivo entre Víznar y Alfacar. Murió junto a dos banderilleros y fueron enterrados en un lugar desconocido... se trataba del final de una historia llena de rivalidades políticas en la ciudad en la que habitaba "la peor burguesía de España", como dijo el poeta. También fue el comienzo de otra historia plagada de silencio, un tiempo de fosas cerradas sobre las que se dejaban piedras, desmemoria y vergüenza.
Después de varios intentos, su cuerpo todavía no ha sido localizado.


Federico, para mí es sin duda alguna el amor literario de mi vida. Creo que podría asegurar que mi primera lectura a una edad muy temprana fueron sus canciones, sus poemas, su romancero gitano... La canción del jinete. Unas rimas que llevo grabadas a fuego en la memoria desde la tierna edad de 8 años, cuando la elegí para recitar en el colegio para asombro de todos y regocijo de mi madre. Suyo era el libro que ahora me acompaña siempre a donde quiera que vaya.


Mi adoración por este hijo de Granada viene por cada trazado de su magnífica pluma. Quienes han leído los poemas de Federico García Lorca sabrán de la especial sensibilidad que tenía en cada una de sus narraciones, que iba más allá del buen gusto y de la exquisitez de sus rimas. Federico tenía premoniciones y la más escalofriante es la del fragmento de Poeta en Nueva York, escrito en 1929, donde parece que Lorca conocía su destino.
Transmite su amor por la vida y su tristeza por las injusticias de una manera que nadie ha conseguido transmitir a esta apasionada de la poesía, y pese a que me habría gustado tener la obra de un Federico entrado en años, el legado que nos deja es inmenso.

Justo ahora que se han cumplido los 80 años de su muerte, toda su obra ha pasado a ser pública. El poeta del pueblo deja su legado al pueblo. Veneraremos tu memoria y estés donde estés deberás sentirte orgulloso de haber sido libre y de que la magia de tu persona siga transmitiendo sentimientos a nosotros, las generaciones que casi un siglo después hemos llegado para adorarte... y las que están por llegar.

Hasta siempre Federico ❤

0 comentarios: