Divagaciones

Cuando el autor de «La Sirenita» se enamoró de mi ciudad 💛 Hans Christian Andersen en Cartagena

septiembre 08, 2017

FOTO: @keepupwiththejonesfamily

«En ella soñé que caminaba por las profundidades del mar»

Así hablada Andersen de la Cartagena de 1862, en una visita durante su ansiado viaje por España, que pudo realizar por fin a los 58 años y que le permitió recorrer varias regiones de nuestro país y cuyas impresiones quedaron recogidas en el libro 'Un viaje por España'.
El escritor danés, autor de cuentos tan universales como 'El patito feo', 'El traje nuevo del emperador', 'La reina de las nieves', 'Las zapatillas rojas', 'El soldadito de plomo', 'El ruiseñor', 'El sastrecillo valiente' y 'La sirenita' forjó esta visita desde su infancia.
La obsesión por España vino por un recuerdo infantil de Andersen. «Un buen día, me alzó un soldado español en sus brazos y apretó contra mis labios una medalla de plata que llevaba colgando sobre su pecho desnudo». Se trataba de uno de los quince mil españoles desembarcados en Odense (Dinamarca) enviados por el rey Carlos IV a petición de Napoleón, para fortalecer el bloqueo contra los ingleses.

Andersen llegó a Cartagena desde Murcia en diligencia, y tras su estancia en la ciudad partió en barco hacia Málaga. A su llegada a la ciudad el autor escribía:

«Arribamos a Cartagena a las 4 de la tarde; por calles estrechas y umbrosas alcanzamos la fonda francesa que nos habían encomiado tanto», 
La Fonda Francesa tuvo un largo recorrido en el tiempo, pues llegó a la década de los 60 del siglo XX, con distintos nombres (Hotel París, Hotel España) y con distintos propietarios (Enrique Richard y Nicola, el Conde de Romanones y los empresarios apellidados Amorós).
Desde allí continuó Hans Christian Andersen su viaje, cumpliendo su sueño. Escribió: «El mapa nos muestra a España como la cabeza de doña Europa; yo vi su preciosa cara y no la olvidaré nunca».

Por la puerta del mar salimos al puerto que es muy amplio y tiene una profundidad asombrosa; un islote rocoso lo protege del viento... jamás vi un paisaje tan asolado y agreste como aquel; las rocas más cercanas y las que se veían a lo lejos poseian un color amarillo rojizo como polvo de paja. En la montañas hay minas de plata, y en el valle crece el esparto con tal abundancia que dio al pueblo el nombre de Espartaria... nos mostraron los enormes astilleros y la magnífica dársena o fondeadero rocoso, tan profundo que daba vértigo.Por todas partes se veian galeotes trabajando. El ajetreo se debía por lo visto a la esperada visita de la reina... El puerto brillaba como un espejo, y el mar, en cuanto abarcaba la vista, en absoluta calma. El vapor Non Plus Ultra esperaba con ondeante bandera;subimos a bordo, y durante varias horas gozamos el panorama de Cartagena y sus montañas peladas como cráteres.
Eso sí, no salió de Cartagena sin antes dejar escrito sobre la mesilla de su habitación de la Fonda Francesa unas evocadoras líneas.
Narró este genio universal:

«Era la última noche en Cartagena, la ciudad de Asdrúbal. En ella soñé que caminaba por las profundidades del mar, entre extrañas plantas de exuberante fronda como sus palmeras... que se enroscaban en mí. Vi preciosas perlas, más ninguna tenía tanto brillo como el que yo había visto en los ojos españoles. El mar rodaba por encima de mí con la sonoridad de un órgano. Me sentí prisionero del fondo del mar y añoré la vida de arriba, de la superficie y la luz del sol».
Hay datos muy distintos sobre la visita de Hans a Cartagena. Incluso se dice que estuvo viviendo en la ciudad (concretamente en la Calle del Cañón) y esto ha servido de inspiración incluso a comerciantes de la zona. Sea como fuere dejó escrita su admiración por esta tierra. A veces nos gustaría poder mirar por un agujero y ver las andanzas de tan ilustres personajes... pero bueno, siempre nos quedarán sus obras para recordarlos.

2 comentarios:

  1. Hola mi bella dama.

    La verdad que me tienes asombrada, la entrada es muy curiosa, además me ha gustado. No sabía que había estado en España.

    Hay pocas cosas que suelo compartir, (sin contar los sorteos) pero esta entrada me ha encantado. (Asi que la comparto para el resto de gente)

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester.

      Muchas gracias por tu comentario y por compartir 😊

      La verdad es que es un dato curioso que ni la propia gente de la ciudad sabe. Además hay diversas opiniones de donde o cuando se hospedó en la ciudad.
      Si alguna vez visitas Cartagena te llevo encantada a que conozcas estas curiosidades.

      Un beso.

      Eliminar