Conciertos

The Devils y The Sonics... o mejor dicho «el Sonic» gira 2018

marzo 05, 2018


A finales del pasado año, allá por octubre más o menos, se anunciaba una gira del mítico grupo estadounidense The Sonics y la verdad... quería ir si o sí.

The Sonics es un grupo de garage rock que surgió en la costa del Pacífico estadounidense a mediados de los años sesenta. Fueron pioneros de este subgénero junto con otras bandas como The Kingsmen, The Wailers, The Drastics o The Dynamics. Esta escena creó la base de movimientos que llegaron mucho más tarde como el propio garage de los 80s, el punk y por supuesto el grunge de los 90.
El sonido de The Sonics es sucio, ruidoso y crudo, algo totalmente inusual para su época. Y es que The Sonics llevan más de 60 años de carrera a sus espaldas.



Supimos que habrían unas tres fechas en España. Una de ellas era la de el pasado 23 de febrero en Madrid, en la sala Joy Eslava de la mano de Son Estrella de Galicia. Si bien tenía unas ganas tremendas de ir, el hecho de que fuese un jueves no cuadraba mucho, pero acabamos por liarnos la manta a la cabeza y comprando la entrada sobre todo al saber que irían acompañados de The Devils. Sigo a este grupo desde hace algún tiempo y moría por verlos en directo. Ahora presentaban su segundo disco acompañando ni más ni menos que a The Sonics y el bolazo iba a ser tremendo.


The Devils nacieron en 2015 en Nápoles con Jolie Gianni Vessella en la guitarra y Erica Toraldo en la batería, y tras publicar su primer disco han tocado sin descanso por todo el mundo. Su sonido: punk, guitarras Fuzz y un ruido brutal hace que sean el mal encarnado.
Porque si hay algo que aplaudir de los conciertos de Madrid es sin duda el de esta pareja irreverente y con garra dando un espectáculo de música y fuerza que no deja a nadie indiferente. Para mí sin duda, lo mejor de la noche.



The Sonics, de quienes solo queda un integrante de la formación original, llenaron la sala (con mucho cuñadismo moderno de la capital todo hay que decirlo) y colgaron el cartel de no hay entradas... y si bien dieron un concierto guapísimo, no dejas de tener la sensación de estar viendo un tributo, un bonito homenaje a quienes fueron unos pioneros.



No quiero despedirme sin nombrar a Thee Clogs, fue el primero de los tres conciertos y un grupo muy a tener en cuenta con sus melodías clásicas sesenteras, interpretado en su forma más cruda.

0 comentarios: